CÓMO SE LLEVA LEO CON EL RESTO DE SIGNOS

11
149
CÓMO SE LLEVA LEO CON EL RESTO DE SIGNOS
CÓMO SE LLEVA LEO CON EL RESTO DE SIGNOS

Descubre en este completísimo post cómo se lleva Leo con el resto de signos del zodiaco:

Leo y Aries: Fuego + Fuego:

La atracción inmediata entre estos dos signos es muy fuerte y tanto Aries como Leo crecerán en compañía del otro y querrán conocer mejor a su pareja a todos los niveles: físicamente, mentalmente, emocionalmente e, incluso, espiritualmente. Ambos pueden dar lugar a algunas confrontaciones y a un choque de egos. Sin embargo, la compatibilidad es alta y Aries y Leo pueden esperar compartir una gran vida social y una relación de compromiso a largo plazo, si consiguen compartir el protagonismo.

Tanto Aries como Leo son impulsivos, con una gran creatividad, por lo que ambos están en condiciones de entender y apoyar las ambiciones del otro. Si se ayudan mutuamente, conseguirán alcanzar sus objetivos individuales a largo plazo.

Ambos pueden formar también un gran equipo de trabajo si se las arreglan para complementar las habilidades del otro en lugar de competir entre sí. Son los signos más orgullosos del zodiaco, y a ambos les gusta dominar la situación. De ahí que para que esta combinación funcione a largo plazo, la pareja deberá construirse sobre la base del respeto mutuo, y con una planificación cuidadosa, de modo que ambos miembros de la pareja tengan la oportunidad de tomar decisiones por igual.

Puede resultar imposible evitar el choque de deseos e intentos de dominar al otro. Se trata de una combinación extremadamente compatible en las relaciones sexuales. Ambos estarán deseando imponerse complaciendo al otro, por lo que se asegurarán de cubrir las necesidades más profundas de su pareja.

El amor brotará de forma casi inmediata entre estos dos signos apasionados que se apoyarán y admirarán mutuamente, se esperará una relación llena de emociones con altas probabilidades de convertirse en duraderas, alegres y vitales, forman un dúo excelente en el que ARIES alentará las ambiciones de LEO el cual le aportará estabilidad y confianza.

Leo y Tauro: Fuego + Tierra:

La compatibilidad es alta, siempre y cuando los dos signos asuman sus diferencias y las gestionan de forma inteligente y evitan su habitual terquedad. Ofrece una combinación inusual de energías.

Sin embargo, hay una atracción natural inmediata y evidente entre ambos; un magnetismo natural, con mucha pasión entre ambos signos. La cualidad de terquedad de los Tauro también forma parte de las características de Leo. Ambos poseen una gran determinación y se aferran a una decisión una vez que la han tomado. Esta combinación zodiacal mostrará, signos de permanencia, firmeza y devoción, a pesar de producirse fuertes peleas en ocasiones.

Sus distintas disposiciones personales y su incompatibilidad de gustos puede dar lugar a algunos problemas. Leo le encanta tener público y ganarse su atención y es bastante extravagante. Tauro es un poco reservado y prefiere estar solo con la gente con la que tiene un trato más estrecho.

Tauro puede ver a Leo demasiado exagerado, mientras que Leo se puede aburrir con Tauro. No obstante, si hay suficiente amor en la relación, podría hacer que Tauro aprenda a desenvolverse con más soltura en encuentros sociales, dejando el protagonismo a su pareja, mientras recibe, a su vez, un poco de reconocimiento y respuesta a su inversión emocional.

En este caso, la relación de pareja podría funcionar excepcionalmente bien. Leo se regodeará en la atención que le presta Tauro y lo encantará, a su vez, con su carisma. Leo posee un elemento protector y se compromete profundamente a atender a su pareja y su familia. Tauro se sentirá atraído por su lealtad y disfrutará al recibir la seguridad que necesita. Los dos muestran gran compatibilidad también en cuanto a pasión y romance.

En el aspecto físico, Leo desata el deseo sexual de Tauro, pero por momentos, esto puede primar y Tauro puede sentir que sus necesidades emocionales no están siendo suficientemente atendidas.

Leo y Géminis: Fuego + Aire:

La compatibilidad es bastante alta y en esta relación ambos descubrirán tener mucho en común. Tanto a Géminis como a Leo les encanta divertirse. Los dos tienen una naturaleza aventurera y disfrutan de la vida. Se encontrarán mutuamente fascinantes y disfrutarán en compañía del otro.

Leo está al mismo nivel intelectual que Géminis, por lo que sus conversaciones serán muy interesantes y satisfactorias para ambos. Gran parte de las combinaciones de aire y fuego tienen mucho a su favor y la de Géminis y Leo no es una excepción.

No obstante, sí hay algunos obstáculos que los dos miembros de esta relación deben superar para que la relación tenga éxito a largo plazo. Por ejemplo, los diversos intereses de Géminis pueden hacer que Leo sienta celos, puesto que a él le gusta ser lo más importante en una relación.

Leo es más capaz de formar uniones de larga duración que Géminis y tiende a apegarse a la gente y las cosas que le gustan. Esto puede chocar con la tendencia de Géminis a avanzar continuamente.

A Géminis le gustan diversos temas y actividades, y saltará de una a otra. Leo es más inflexible y decidido, y podría no adaptarse bien a los ejercicios mentales de Géminis. A Leo le gusta dominar la situación y puede ejercer un poco de fuerza. Ambos signos buscan atención, pudiendo llegar a chocar en este campo.

Por otro lado, si ambos permiten que las necesidades del otro ocupen el escenario central de su vida, se complementarán mutuamente. Los Leo suelen ser duros maestros de ideas fijas. Los Géminis, en cambio, son más flexibles y adaptables y mucho menos propensos que Leo a mantenerse en un punto de vista solo porque sí.

Pueden ser grandes amigos y, aunque la cosa no vaya más allá, pueden disfrutar de muchos buenos momentos juntos. En una relación de amistad, Géminis satisfará las necesidades intelectuales y sociales de Leo y, de un modo más amplio, también sus necesidades emocionales; y viceversa.

Una vez más, ambos se expresan mejor en un contexto social, ya que a Leo y a Géminis les gusta la compañía de otros. El cálido y entusiasta fuego de Leo estimulará definitivamente a Géminis y le hará sentir que sus talentos son apreciados. Leo es un signo creativo y Géminis lo respetará y aprenderá de él.

La afilada lengua de Géminis puede dañar el frágil ego de Leo, pudiendo traer algunos problemas de compatibilidad a la combinación de pareja. No obstante, afortunadamente los Leo perdonan con facilidad. Los Géminis hacen que los Leo se relajen y éstos últimos, a su vez, enseñan a Géminis generosidad y cariño. Si ambos aprenden a darse libertad mutuamente, la relación podría prosperar.

En materia de amor y afecto, Géminis y Leo experimentarán momentos de pasión desenfrenada que pueden dar lugar a experiencias memorables y apasionantes para ambos. Esta relación tiene muchas probabilidades de éxito en estos campos.

Leo y Cáncer: Fuego + Agua:

En principio esta combinación es bastante compatible. Tanto Cáncer como Leo tienen un ego bastante frágil, son vulnerables y no encajan bien la crítica porque se ofenden con facilidad. Ambos signos necesitan cariño y mucha atención de su pareja.

El entusiasta y seguro Leo podría ser la solución perfecta para la inseguridad y la falta de confianza en sí mismos de los Cáncer, dada la capacidad de Leo para levantar el ánimo y hacer que los otros se sientan mejor. A su vez, el acercamiento cariñoso y sensible de los Cáncer hará que Leo se sienta querido.

Muchos Cáncer y Leo, de hecho, se suelen conocer como colegas de trabajo o compañeros de clase y desarrollan su relación de pareja a partir de ahí. Leo está regido por el Sol y Cáncer por la Luna. Se trata de una combinación clásica en astrología: la Luna rige los principios femeninos del amor sensible y cultivado y Leo rige los principios de lo masculino, la agresión ardiente, dinámico y, por lo general, al mando.

La combinación de estos dos principios conduce al proceso de creación y relación de pareja entre hombre y mujer. Esta pareja tendrá una fuerte conexión kármica, al equilibrar los principios de lo masculino y lo femenino, lo cual debería conducir a un resultado muy positivo. Sin embargo, la influencia de la Luna hace que muchos Cáncer tengan un humor variable y salten con facilidad, y esto podría agotar el optimismo y empuje de los Leo a largo plazo.

Por otra parte, a los Cáncer les será difícil aceptar la arrogancia y seguridad excesiva de los Leo. En cuanto a sus relaciones sexuales, serán buenas y satisfactorias para ambos signos, sobre todo si la combinación es mujer Cáncer y hombre Leo. El fuego calienta el agua, creando vapor, y el agua puede sofocar y apagar el fuego de la creatividad. Esta interacción de elementos se da en el fondo de la combinación Cáncer/Leo.

Para que una relación de pareja de este tipo tenga éxito a largo plazo, es vital que ambos dejen ser al otro tal como es, sin juzgarlo o intentar controlarlo. Además, los Leo deberán suavizar su acercamiento y evitar ser demasiado mandones, mientras que los Cáncer deberán aprender a ser más independientes y a no necesitar la continua aprobación de su pareja.

Leo y Leo: Fuego + Fuego:

Cuándo dos Leo se conocen, las llamas del amor y los rugidos de pasión hacen que toda la jungla tiemble de delicia. Leo el León es el monarca del zodiaco y la combinación real es observada con entusiasmo por los demás, ya que se exhibe para que todos la vean. La atracción es instantánea y el idilio es ardiente.

El Sol el regente de Leo, gobierna el corazón, intrépido, aventurero y colorista, Leo es una combinación natural para otro Leo, aunque hay que lograr cierto compromiso, puesto que es difícil para un Leo tener que compartir el centro de atención o sentarse en el trono al mismo tiempo. A Leo le encantará el regio y magnífico sentido de concienciación social, interés por la sociedad y habilidad natural para dirigir de su pareja.

Leo puede ser mandón, vanidoso y exigente, también puede ser posesivo (por orgullo y necesidad de ser el centro de atención), pero siempre es leal y sincero, y siempre cuida la fidelidad. Por ello ambos deben rodearse de una corte de sirvientes como es debido y, así, tener adulación de sobra alrededor. Los conflictos de ego entre los dos Leones pueden ser tempestuosos.

La mejor solución (sin ser la de habitar en cuevas separadas) es la de delimitar claramente el territorio de cada uno, de modo que las responsabilidades y los beneficios se compartan por igual.

El sexo es una especie de necesidad visceral para ambos y, afortunadamente, a los dos les gustan las mismas cosas, por lo que incluso si la vida amorosa no es particularmente imaginativa, al menos será ardiente y satisfactoria.

Suavizar cualquier conflicto superficial de personalidad, ya que a un nivel más profundo, los dos coincidirán muy bien. Pueden surgir aspectos competitivos entre ambos en deportes u otras actividades físicas, ya que ambos odian perder, así que conviene que lleguen a algún acuerdo. Las tensiones también se pueden calmar en reuniones sociales, de modo que ambos puedan brillar.

Las fiestas de los Leo darán que hablar en la ciudad. Juntos hacen un gran equipo, pero si uno de ellos no puede conseguir bastante cooperación, o a alguno de ellos le molestan los intentos del otro de gobernar, habrá problemas. Necesitan un grupo de admiradores subordinados a su alrededor que les proporcionen un entorno de esplendor mutuo.

Esta relación será apasionante y potencialmente duradera, sobre todo si pueden encontrar intereses externos en común, ya que los dos pueden ser muy tercos y mostrarse determinados a seguir su propio camino. Si entienden las fortalezas y debilidades del otro (que son las mismas que las suyas), nada podrá pararlos.

Una relación entre dos Leo a largo plazo dependerá de que los dos sean capaces de compartir el poder y recuerden halagar a su pareja tanto les gustaría para sí mismos.

Leo y Virgo: Fuego y Tierra:

La compatibilidad es regular, y ambos signos tendrán que trabajar bastante para que la relación sea duradera. La personalidad de Leo es muy distinta a la de Virgo. Leo busca ser el centro de atención, mientras que Virgo es una persona mucho más privada.

Es una combinación complicada, en la que las principales fuerzas son el poder de la mente (Virgo) frente al ego (Leo) y, para que funcione, ambos signos deben hacer un esfuerzo.

Virgo, igual que Leo, tiene poder y fuerza, pero es un tipo de fuerza muy distinta, y menos obvia; los Virgo tienden a trabajar discretamente en la sombra, con mucho cuidado y precisión y no necesitan ser el líder o la estrella, no es menos poderoso que Leo, pero suelen sentirse más cómodos trabajando en un segundo plano, encargándose de los pequeños detalles y buscando la perfección tanto en casa como en el trabajo.

Al contrario que Leo, no tiene interés en que otras personas lo vean; lo que le importa es lo bien que realice el trabajo. A Leo, le gusta hacerse notar, le gusta ser el primero y obtener el visto bueno, y destacar entre la multitud. De ahí que Virgo, que es más tímido, se pueda sentir a gusto ocultándose tras la fuerte naturaleza de Leo, pero por otro lado deberá evitar dejarse dominar por su pareja.

La tendencia de Virgo a ser bastante crítico con la fanfarronería, puede hacer que Leo reaccione muy mal ante las críticas. Leo casi nunca cree estar equivocado, por lo que Virgo deberá encontrar un modo diplomático de hacerle ver sus errores o dificultades que encuentre con respecto a su pareja Leo. Además deberá estar preparado para aceptar que, a veces, no acepte ni la crítica más constructiva.

Por su parte, a Leo le gusta la diversión, la cordialidad y la espontaneidad, algo que a Virgo le puede resultar difícil dar, al menos en las dosis requeridas. Las relaciones sexuales entre Virgo y Leo suelen ser más satisfactorias para los Virgo, a los que les gusta el modo protector, cálido y seguro de Leo de enfocar las relaciones físicas. Leo, en cambio, puesto que le gusta la pasión y la aventura, puede encontrar dificultades en el sentido de la privacidad y las reticencias iniciales de Virgo.

Sin embargo, si hay suficiente amor en la relación, ambos signos serán capaces de adaptarse a las necesidades y deseos de su pareja. En lo que respecta a lo económico, Virgo es el espacio financiero para Leo y, probablemente, sea mejor que ambos sigan el instinto de Virgo en cuestione de dinero. Al dominante Leo le puede costar aceptarlo, pero el enfoque meticuloso y prudente de Virgo tiene sus ventajas.

Leo y Libra: Fuego y Aire:

Esta vigorizante y satisfactoria combinación es una unión perfecta. Libra es el punto focal de la elegancia en el zodiaco. Regido por Venus, el planeta del amor y el placer sensual, Libra busca una relación con una ferviente fascinación. Libra vive para el amor y el estilo. Leo es intrépido, brillante y muy animado.

El optimismo positivo y alentador de Leo hace que haya mucha diversión a su alrededor. A Leo le encanta ser el centro de atención, pero también es un gran actor y tiene una fortaleza de gran corazón, condimentada con generosidad y una pizca de egocentrismo. Libra puede añadir algunos aromas creativos a la mezcla, aportando estilo y empuje.

A Leo le encanta la pose artística, elegante y tranquila de Libra, y a Libra le fascinan las ganas de vivir y el seguro aire de mando de Leo. El enfoque juguetón e imaginativo de Libra ante el amor, combina a la perfección con el brío y la energía de Leo. Los dos son muy románticos y la armonía sexual será deliciosa. La sensualidad intrépida de Leo pone en llamas la Balanza, por lo que la temperatura en la habitación será muy alta.

El tolerante Libra busca complacer y ve las relaciones sexuales como un arte en el que, naturalmente, los dos sobresalen. Crear el entorno adecuado para el amor es muy importante, y un fallo en eso por parte de Leo conducirá, probablemente, a una rápida, aunque decorosa, retirada de Libra. Libra tiende a centrarse más en la belleza, la armonía y el equilibrio. Ambos comparten un amor por el lujo, la fiesta y por crear un hermoso hogar. Libra es el cortesano ideal en la corte de Leo.

La relación será muy dinámica y puede llevar a Leo a lugares que antes solo había soñado. La energía de los dos resulta mutuamente estimulante y Libra es lo suficientemente inteligente como para dejar bastante libertad e independencia a Leo, dándole margen de maniobra. La fuerza de voluntad y la seguridad de Leo es lo que Libra necesita para estabilizar esa interminable necesidad de sopesar las cosas antes de tomar finalmente una decisión firme.

Leo tendrá que atenuar la actitud posesiva que desprende con tanta facilidad para no asustar a Libra. Y Libra tendrá que mostrarse paciente con algunos de los rugidos del León.

Leo y Escorpio: Fuego y Agua:

Esta relación es un reto maravilloso. A pesar de su bravuconería, el intrépido pero sincero Leo se verá fascinado al instante por las estrategias de Escorpio y su legendario ingenio. En materia de cama, la combinación de Fuego y Agua genera bastante vapor como para accionar una turbina. El entusiasmo y la pasión de Leo han de ser devueltos en la misma medida, pero la sexualidad de Escorpio es profunda, acaparadora e intensa, por lo que no habrá ningún problema.

A Leo le encanta brillar, por lo que el sexo será una exhibición orgullosa; además, le encanta reunir trofeos. Escorpio busca la transformación a través de la experiencia sexual y raramente se toma la búsqueda a la ligera. Escorpio mezcla la pasión primaria con una necesidad profunda de desvelar los misterios de la vida y la muerte, especialmente los sexuales.

El enfrentamiento de dos egos fuertes, aunque totalmente diferentes, puede originar conflictos importantes al intentar Leo dar órdenes a Escorpio o entrometerse en sus espacios privados. Estas colisiones se pueden resolver en explosiones de pasión, al menos en las primeras etapas, mientras las turbinas están en funcionamiento y a toda máquina.

La mayoría de los felinos tienen una actitud positiva hacia el amor y el sexo, pero muchos padecen terribles ataques de ansiedad en una relación. La ansiedad sexual puede llegar a ser tan intensa en algunos casos como para generar frigidez o impotencia. En una relación, a Leo le gusta ser el centro, el punto en torno al que todo gira. El caso es si Escorpio podrá aguantarlo.

Leo puede ser celoso, normalmente por orgullo, mientras que los celos temperamentales de Escorpio surgen de su profunda necesidad de controlar. El León enseñará sus garras si se siente frustrado, se cansará pronto de cualquier posesividad y celos malhumorados. Y Escorpio se cansará del juego y ya no estará tan dispuesto a halagar el ego de Leo o aceptar el deseo sin fin de dominar de la bestia.

Si un Escorpio se enamora de un Leo, convendría pedir una comparación completa de sus cartas astrales para ver si hay otros factores menos explosivos. Unas lunas bien situadas podrían permitir que ambos vivan y trabajen juntos, si no en armonía, al menos, con un sentido de destino y consecución (y buen sexo). Si se logra aprovechar la turbina de vapor, se podría suministrar energía a comunidades enteras. Si no, es mejor tapar las heridas y tomar otra dirección.

Podría funcionar si ambos tienen claros sus sentimientos e intenciones desde el primer momento, establecen unas reglas del juego y saben que su pareja puede ser realmente fiel.

Leo y Sagitario: Fuego + Fuego:

El intrépido Leo y el aventurero Sagitario forman una combinación romántica natural; también pueden ser los mejores amigos. Dos signos de Fuego juntos encenderán pasiones abrasadoras en el dormitorio, dado que ambos entienden instintivamente las necesidades más profundas del otro.

Los dos son bastante abiertos en temas de satisfacción sexual y estarán encantados de complacerse en las esquinas más oscuras. Leo, el León está regido por el Sol y Sagitario, el Arquero, está regido por el afortunado Júpiter. El Sol, centro de nuestro sistema solar, es el gobernante del corazón, por lo que Leo es leal y sincero, pero le gusta ser el centro de atención.

En el arte del amor, Leo es ardiente y dispuesto, aunque no necesariamente muy creativo. Pero el inteligente Sagitario podrá mejorar la calidad y variedad de su vida amorosa introduciendo suavemente ideas nuevas sin contrariar el orgullo del León, quién a fin de cuentas es el Rey de Bestias.

A Júpiter le encanta la emoción y buscar horizontes nuevos, pero es feliz de tener el poder en la sombra. A Leo le encanta brillar y ser admirado y a Sagitario le encanta dar, pero a veces se puede cansar un poco de la constante necesidad de cariño del León. Aún así, Sagitario tiene lo necesario para soportar el enorme ego de Leo. Dado que la sinceridad es fundamental para Sagitario, a veces puede carecer de tacto.

Una franqueza “inapropiada” herirá la vanidad del León, así que cuidado. Sagitario necesita una pareja más fuerte y estable, mientras que Leo, necesita que lo abran a otras posibilidades. Sagitario aporta algo de calidad espiritual a la relación, mientras que el gran sentido del decoro de Leo puede suavizar los ásperos bordes de la a veces torpe personalidad social de Sagitario.

Leo puede ser mandón, vanidoso y exigente, pero Sagitario es desenfadado y se centra en la próxima gran aventura, por lo que puede superar fácilmente lo negativo y centrarse en lo positivo. Sagitario odia sentirse atado, pero aunque Leo puede ser posesivo (por orgullo y porque le encanta ser el centro de atención), también puede seguir el ritmo de los variados intereses de Sagitario y ciertamente no le importará que éste aporte nuevas ideas a las relaciones sexuales, la aventura y los viajes.

La disposición y el optimismo natural de Sagitario para asumir riesgos se ven reflejados y respaldados por la profunda fuerza y el poderoso corazón de Leo. Juntos hacen un gran equipo y la relación será apasionante.

Leo y Capricornio: Fuego y Tierra:

El león y la cabra son una pareja muy improbable, pero a veces esta combinación puede funcionar muy bien. Parece hacer una conexión kármica entre ambos, especialmente si están conectados por una relación familiar. Si ambos dejan a un lado su orgullo y trabajan juntos por un fin común, podría ser una relación muy gratificante.

El León o la Leona quieren tener buen aspecto para el resto del mundo y apreciará los elevados estándares de la naturaleza conservadora y sólida de Capricornio. La dignidad y el aspecto serio de Capricornio suele ganar el respeto de Leo. Capricornio parece ser capaz de manejar al prepotente León mucho mejor que la mayoría, logrando que hagan la parte de trabajo que les corresponde mientras continúan ronroneando de satisfacción.

Leo suele mirar el lado positivo de la vida y puede animar a Capricornio cuándo este se ve afectado por la tristeza Saturnina. A cambio, la naturaleza realista y práctica de Capricornio es el antídoto perfecto para los momentos en los que la cabeza de Leo se pierde en las nubes. Leo es impulsivo y emocional y Capricornio práctico y controlado, ambos tendrán que aprender a respetar y tolerar sus diferentes temperamentos.

Leo puede cansar a Capricornio con su desenfrenado entusiasmo y sus legendarias pataletas, mientras que Capricornio probablemente asfixie a Leo con su humor pesimista y sus ideas anticuadas. Los dos tienen el poder de destruirse mutuamente si no aprenden a apreciar y valorar las diferentes cualidades que cada uno de ellos aporta a la relación. Capricornio ha nacido para liderar.

Leo no le importará que Capricornio tome el liderazgo, siempre y cuando sea él quien dirija por detrás. Juntos pueden ser un equipo formidable si deciden que vale la pena el esfuerzo de trabajar juntos. Esta no es la combinación más fácil del Zodíaco y funciona mejor cuándo se dan más aspectos armoniosos entre la Luna y el Ascendente. Cuándo los dos quieren que funcione, puede ser una relación muy sólida. De lo contrario, puede que no valga la pena.

La conexión amorosa entre Leo y Capricornio será mejor si los dos se encuentran en el mismo tipo de negocio y pueden dirigir el mundo juntos, persiguiendo constantemente sus sueños conjuntos.

Leo y Acuario: Fuego + Aire: La compatibilidad es bastante alta. A los acuarios les gusta el calor, la generosidad y la energía de Leo mientras que a los Leo les impresiona la capacidad intelectual y la seguridad de Acuario. Los dos signos son muy distintos, pero a pesar de sus diferencias logran atraerse e impresionarse.

Son signos opuestos, pero una vez más en astrología esto podría ser una ventaja en el caso de Leo y Acuario. Leo exige más intensidad en una relación de pareja que Acuario muchas veces es capaz de dar, y mucho menos pedir.

No obstante, si existe suficiente amor entre ambos, esto puede llegar a ser una ventaja para la pareja en vez de un problema, porque si Acuario logra que su pareja Leo no tome la vida tan en serio, y si, a su vez, Leo pueda enseñar a Acuario a centrarse un poco más, ambos saldrán ganando. La atracción inicial y la química entre estos dos signos será muy fuerte.

A ambos signos les encanta su vida social, y suelen ser el centro de atención. Será importante que controlen su ego – especialmente Leo porque este signo tiende a sentir celos que tengan mayor protagonismo que el o ella. Será importante que los dos no empiecen a competir entre sí para ser protagonista, porque una vez iniciada una lucha de este tipo, por la propia personalidad de ambos signos, será muy difícil pararla.

A los acuario les puede llegar a irritar el afán de Leo por ser líder, mientras que a los leo les puede molestar la distancia que a veces los acuarios necesitan poner en la pareja para no sentirse atrapados en una relación. Una pareja Leo-Acuario tendrá que centrar todos sus esfuerzos en combinar su talento y trabajar juntos para lograr objetivos comunes. Juntos suponen un equipo formidable, enfrentados se agotarán mutuamente.

Leo es más espontáneo y emocional en sus respuestas que Acuario. Y sin embargo, tiene un lado muy conservador que choca con la rebeldía de Acuario. Los dos tienden a estar convencidos que tienen razón, por lo que es imprescindible que, si su pareja tenga otra opinión, intenten resistir la tentación de intentar imponerse y busquen un punto intermedio.

Leo y Piscis: Fuego y Agua:

No es una unión fácil. Leo se sentirá atraído por el sexy, pero vulnerable, Piscis. Piscis también se siente atraído por el León, al percibir que Leo tiene un corazón cálido y una fuerza interior que puede estar ahí para él cuando los terrores de la noche acechen. El entorno sexual puede llegar a ser también muy erótico. Leo, sin duda, disfrutará de la atención, y Piscis se sentirá especial por haber sido elegido por el Rey (o la Reina) de las Bestias.

Dado que Leo solo es feliz estando en el centro del candelero, un toque de admiración (concretamente, el hecho de que Piscis centre toda su atención en Leo), les llevará a un intercambio de energías mutuamente satisfactorio, al menos por un tiempo. Piscis es muy ingenioso y complaciente en la cama, lo cual resulta apasionante al principio, pero un comportamiento muy exótico podría llegar a ser un poco desagradable para Leo si se lleva demasiado lejos.

Leo es verdaderamente extravagante y le encanta dominar. Su rugido estremecerá a Piscis, pero cuándo éste adopte una pose sumisa, la inclinación de Leo podría ser pronto la de gruñir y atacar a la yugular. Piscis es idealista, incluso místico, y ambos causan intriga en el otro por la fascinación de la diferencia. No obstante, Leo deberá tener cuidado de no abrumar a esta extraña y cautelosa criatura, dado que la activa naturaleza extrovertida de Leo no encaja demasiado bien con la introspección del soñador Piscis.

Piscis también puede ser bastante engañoso, incluso deshonesto en ocasiones, lo que no encaja particularmente bien con el carácter orgulloso y positivo de Leo que podría cansarse de la constante necesidad de demostración y reafirmación de amor de Piscis. Necesitarán comprometerse más de lo que están acostumbrados.

Lo ideal sería encontrar alguna causa común en la que enfocar sus energías, ya que la relación por sí sola podría no ser suficiente para Leo, aunque la sensibilidad y aguda comprensión de las relaciones que tiene Piscis vaya bien con el espíritu generoso de Leo. Requerirá una compatibilidad Lunar muy fuerte, entre otros factores, para perdurar en el tiempo.

Para que el amor entre Piscis y Leo funcione tendrán que recordar qué les unió en un principio. Leo tendrá que ser más comprensivo con los sentimientos de Piscis y éste tendrá que respetar el deseo de Leo de gobernar en la jungla.

Un momento!! Todavía no salgas!!!    Estamos convencidos de que el contenido relacionado que te mostramos a continuación también te va a interesar. Es que esta pensado para completar la información que acabas de leer. Por eso, te recomendamos que lo visites y que disfrutes mucho de su lectura.