EL MANTRA COMO CAMINO A LA RELAJACIÓN

1
15
el mantra como camino
el mantra como camino

Los mantras nos ayudan a enfocar nuestra energía en la meditación o en el objetivo en mente, nos separan de los sonidos externos y nos relacionan directamente con nuestro interior.

Los seres humanos somos propenso a dejarnos llevar por las sugestiones, internas y externas. Muchas de nuestras enfermedades son creadas en nuestra mente, en nuestro pensamiento. Y aunque al principio son solo una ilusión, pueden volverse muy reales. Esto se debe a que nuestra sociedad nos induce a un estado de eterna tensión y prisa. Por eso es importante que nos relajemos, que nos mantengamos tranquilos.

El proceso de relajación es, en realidad, un ejercicio de sugestión mental positiva, en el cual se inducen pensamientos de salud. La relajación consiste en aflojar al máximo todo el cuerpo, debe ser consciente en todo momento, ya que así se genera energía en el cerebro. Sin relajación no hay verdadera paz, ni dicha, ni siquiera salud.

La relajación es lo opuesto a la tensión y a la contracción. Es aflojarse y descansar de modo natural. Es recargarse de energía y eliminar los residuos y venenos que el organismo puede desechar a través de este medio. La relajación es un proceso natural que realizan todos los seres vivos.

 

EL MANTRA COMO CAMINO A LA RELAJACIÓN

Un mantra es, en principio, una frase sagrada de origen sánscrito, que se repite para lograr ciertos cometidos, como relajar la mente o invocar a un Dios, para lograr llegar al estado Alfa de meditación. Su fonética no es librada al azar, pues la vibración de los mantras tiene también beneficios e impactos fisiológicos en nuestro organismo.
Todo en el Universo es vibración. Para los Yoguis, el sonido, como “Vibración Cósmica”, es lo que originó el Universo y lo que guía su evolución. Según la Filosofía Yoga, “OM” es el mantra original, pero existen muchos otros. Todos los mantras tienen como finalidad, en principio, ordenar y aquietar la mente. Según sea el mantra, puede producir determinados estados mentales: calma, quietud, interiorización, concentración, activación de facultades mentales y psíquicas, alegría, dicha, etc. Conforme vamos repitiendo estos sonidos, el cuerpo y la mente se relajan y concentran, permitiendo así meditaciones, visualizaciones o simples técnicas de relajación para ahuyentar el estrés y las preocupaciones.

 

CÓMO SE USAN LOS MANTRAS

 Los mantras se repiten mentalmente en voz alta, con tono firme en la voz, tantas veces como fuera necesario para lograr el estado de relajación o meditación deseado. Por lo general, quien los usa los repite con sus ojos cerrados, bloqueando de este modo los estímulos visuales y auditivos.
La repetición de los sonidos y la vibración que se produce nos conecta con nuestros chakras superiores y externos, eliminando momentáneamente los procesos lógicos y racionales. De hecho, hay quienes afirman que cualquier sonido puede convertirse en mantra, no sólo oraciones sagradas ni pequeños versos determinados.

 

CUÁNDO SE UTILIZAN LOS MANTRAS

 Los mantras pueden enunciarse en cualquier momento y lugar. Muchos médicos recomiendan el uso de mantras a pacientes y parturientas en sus momentos de dolor, para alejar la mente del cuerpo y evitar el sufrimiento. Hay quienes eligen mantras para sosegar la mente antes de una gran reunión de trabajo, y quienes los usan durante la práctica de Yoga o meditación diaria.

 

MANTRAS TRADICIONALES

Existen miles de invocaciones y mantras de las diversas culturas y religiones de todo el mundo. En algunos se observa una semejanza de ritmo y entonación que nos hacen pensar en un origen común y por lo mismo, en largos ciclos de utilización que le otorgan el poder propio de la repetición inmemorial, aunque el valor más profundo de un mantra tiene que ver con lo que nosotros invertimos en él.

OM: El gran sonido primordial, el sonido originario a partir del cual se creó el universo, el sonido de todos los sonidos juntos.

OM AH HUM: Tres sílabas de gran poder, que se utilizan para las finalidades siguientes: a) purificar la atmósfera antes de emprender un ritual o una meditación; b) trasmutar una ofrenda material en su contrapartida espiritual.

OM MANI PADME HUM: Significa “la joya del loto que reside dentro”; Mani Padme representa la joya del loto, la sabiduría esencial que incardina las enseñanzas budistas, la esencia divina, mientras que Hum representa la realidad sin límites encarnada dentro de los límites del ser individual. Así Hum une lo individual con lo universal.

YO SOY EL QUE SOY: Esta versión en nuestro idioma tiende también a unir lo individual con lo universal.

OM KLIM CRISTAVE NAMA HA: Significa “en el nombre del todo que mi presencia crística venga a mí”.

OM NAMAH SHIVAYA: Significa “en el nombre de Shiva”. Es uno de los muchos mantras que invocan nombres de divinidades.

NAMY HO REN GE KYO: Este mantra japonés tiene un significado similar al anterior.

AFIRMACIONES

Una afirmación expresada en forma de mantra surte poderosos efectos, ya que en cualquier idioma, las palabras son una forma de estructuración interna del objeto aludido. Por ejemplo: “Estoy seguro, estoy aquí”; “Soy fuerte, soy capaz”; “Soy feliz”, “La vida es amor y armonía”; “Yo soy la pureza que Dios creó”.

RELAJARSE

Los mantras se pronuncian de forma rápida, acompañados muchas veces de la visualización de sus sílabas o de sus significados, un total de 7, 21 o 108 veces. Para no desviar la concentración de la visualización, se emplean los “malas” o rosarios de mantras, de 108 cuentas, más una adicional que no se cuenta.

Lo primero que hay que hacer es buscar un espacio tranquilo, alejado de cualquier elemento que pueda distraer. Sentarse con la espalda derecha y el cuerpo bien relajado. Quedarse en la mayor quietud posible, cada movimiento que haga, por más pequeño que sea, hará que la mente siga trabajando. Respirar tranquilamente, prestando atención ante cada inspiración, sintiendo cómo el aire entra al cuerpo. Cuando el aire sale, arrastra todo lo que no necesita.

Utilice un mantra, el que quiera, puede ser uno de los clásicos o uno creado por usted, solo tiene que estar seguro de que el sonido le ayude a relajarse. De todas maneras nosotros recomendamos el OM, ya que, como dijimos, es el sonido de todos los sonidos, incluyendo la relajación. También son buenos el OM MANI PADME HUM y “YO SOY EL QUE SOY”, ambos llevan a la unión de lo individual con lo universal, y eso solo se logra relajados y vibrando junto al universo.

En la relajación hay que tener en cuenta el dicho “la práctica hace al maestro”. Solo llevando a cabo esta actividad todos los días, lograremos meditar liberando nuestra mente para permitir alcanzar la calma que necesitamos.

Por eso, no hay que ponerse ansioso si notamos que en los primeros días no alcanzamos esa calma que tanto ansiamos. Solo necesitamos paciencia y un poco de perseverancia. A algunas personas les resulta más fácil si cuando respiran, fijan la vista en la llama de una vela.

1 Comentario

Comments are closed.