EL APRENDIZ DE ANGEL X

1
14

Post número X, continuación de la guía para ser un angel está escrita para todas las personas interesadas en desarrollar los valores espirituales

Dios es Amor y Su Justicia y Sus Leyes así lo demuestran, por eso debes saber que: Tus elevados ideales y aspiraciones de esta vida se convertirán en facultades en la siguiente; que cuando tienes buena voluntad, se convertirá en capacidades para hacer el bien; el que ayuda a los demás, en la próxima vida tendrá muchas más oportunidades de hacerlo; el que ayuda materialmente, en la próxima vida recibirá grandes bienes; tus acciones negativas te causarán sufrimiento; las oportunidades de beneficiar al mundo y que no aproveches, se convertirán en limitaciones y en aspiraciones frustradas.

Sin embargo, también debes saber que: En lo que piensas en eso te convertirás; que tus creaciones mentales y tus sentimientos, son las semillas que formarán tu futuro destino. Por tanto, cambia tu forma de pensar y así cambiarás tu carácter y podrás formar un buen destino. Actúa como un instrumento de Dios y te evitarás mucho sufrimiento a la vez que estarás acelerando el momento de no renacer más en la Tierra.

Cuando pierdas a un ser querido procura que no le molesten en ningún sentido, porque está haciendo la recopilación de su vida y debe sacar el mayor provecho de ella. Lo mejor que se puede hacer por un fallecido es orar y mandarle los más elevados sentimientos, de esta forma le ayudarás mucho en los momentos de transición de este mundo al otro. Esta es vuestra forma de actuar normalmente pero ¿Es la misma si el fallecido es alguien con el que no te llevas bien?, en este caso y si no lo has hecho antes, tienes más motivos para mandarle todo tu amor y rezar por él. No tenéis en cuenta que en cualquier momento podéis pasar al otro mundo y ya es demasiado tarde para hacer las paces. Antes de que esto ocurra, pide a Dios por él, para que rectifique su postura y facilite tus buenas intenciones respecto a él.

Ama y da gracias a Dios por la vida, por el agua, el aire, el Sol, los alimentos, el trabajo, por tu familia y amigos, y por todo lo que tienes y lo que te rodea, porque todo eso está a tu alcance gracias a Él. Pero no te olvides de dar gracias también por todas las experiencias –buenas y malas– porque gracias a ellas y incluso a tus enemigos, estás evolucionando y espiritualizando tu carácter.

Alguien pensará que estos comentarios son difíciles de llevar a la práctica, sin embargo, yo os digo que tarde o temprano tendréis que llevarlo a la práctica y superarlo, puesto que la meta es la perfección espiritual del ser humano, por tanto, aunque sea poco lo que adelantéis, eso tendréis superado y adelantado respecto a la siguiente vida. En vuestras manos está vencer o ser vencidos.

Medita tus acciones y lleva una vida relajada para no enfadarte ni discutir con nadie; sé comprensivo y tolerante cuando alguien te haga algo, porque seguro que eso ya lo has hecho tú antes y por eso sabes que no está bien. Si tienes algo contra alguien o al contrario, y un amigo te propone una solución como intermediario, aprovecha la oportunidad y haz las paces para que no te arrepientas toda tu vida. Pero sobre todo, cuando estés molesto por algo o por alguien, no lo pagues con otras personas porque ellas no tienen culpa de nada.

La salud tiene mucho que ver con los buenos sentimientos. Sé feliz ante todas las circunstancias; saluda a los demás de corazón; muestra simpatía y afecto a todo el mundo y ante cualquier situación; habla con una sonrisa en los labios; no guardes rencor a nadie y perdona todo; programa tu día al levantarte para que seas feliz; no pienses en negativo para no atraer lo mismo, no te dejes llevar por lo que te cuentan; trata a tu familia como a tu mejor amigo y no abuses de tu posición.

Pero sobre todo, piensa que los demás no te ven como te ves tú y por eso debes ponerte en su puesto para comprenderles mejor.

Se consciente de que una vida es un día de trabajo en el Sendero hacia Dios, aprovecha tu tiempo libre en hacer algo por los demás y piensa que el deber del superior es ayudar al inferior. Pero recuerda, hagas lo que hagas, no lo hagas para que te reconozcan, Dios es todopoderoso, ha creado el universo, y no ha dejado Su firma en ningún sitio. No dejes muestras de quien eres cuando hagas una buena obra, tus obras, tus escritos, tus confesiones, tus servicios a los demás, no deben estar firmados (salvo por obligación legal) para que en el presente y en el futuro sepan quién eres. Eso sólo le importa a Dios y a sus Ángeles que sabrán como corresponderte.

Proponte todos los días hacer algo positivo que te cause satisfacción espiritual. Intenta ver cualidades en las personas que no te caen bien, intenta beneficiar a alguien cada día, desea y persiste en no caer en la prueba de todos los días, supera tus enfados e impulsos, observa dónde puedes hacer un bien y no lo haces o incluso como a veces colaboras con el mal. En definitiva, trabaja, trabaja y trabaja.

Actúa siempre como si tu “Ángel” estuviera leyendo tu corazón; dedica tu vida a los demás y te encontrarás ante Él cuando menos lo esperes; ofrece tus actividades diarias en un acto de sacrificio y devoción a tu Ángel y Él te compensará mucho más de lo que te imaginas. Piensa espiritualmente en los Ángeles y estarás entre los Ángeles.

Cuando estés fortalecido en tus virtudes no necesitarás esperar que se presenten las pruebas y tentaciones, tú mismo puedes ir en busca de ellas y probarte a ti mismo.

Nuestras reacciones y actitudes ante las personas y circunstancias en esta vida, se convierten en grabaciones que serán la base para seleccionar la clase de gente y hechos que tendremos que afrontar en la próxima. Según cumplamos con nuestro destino de una forma consciente y responsable, así serán las ocasiones de mejorar para el futuro.

Es tu deber luchar positivamente contra las manifestaciones degradantes y violentas que tanto mal hacen actualmente a la sociedad, si no lo haces, ¿Qué futuro estás construyendo para tus hijos?

Cada contacto con otra persona, buena o mala, en la vida cotidiana, os enseña lo fuertes que sois y lo preparados que estáis para crear un buen destino, tanto en sentido personal como en general, por consiguiente, meditad cómo actuáis y respondéis en todo momento.

Piensa que tu Yo Superior está velando por ti constantemente y hablándote a través de la conciencia para guiarte y hacer que no cometas errores, ¿No crees que merece una respuesta amorosa, obediente y fiel por tu parte?

No os preocupéis tanto por vosotros y pensar más en los demás. Cuando sepáis de alguien que tiene problemas o que está enfermo, preguntarle y demostrarle que os interesa y que afecta a vuestros sentimientos, le haréis un gran bien.

Sabéis que un espacio no puede ser ocupado por dos objetos a la misma vez, pues así mismo, la mente no puede pensar en dos cosas a la vez. Por consiguiente, cuando queráis quitaros un mal hábito de pensar en algo negativo, concentrar la mente fuertemente en un motivo que os alegre y entretenga, o que os interese profundamente; de esta forma olvidaréis lo negativo. Pero si fuera una persona con la tenéis algún problema, concentraros en alguna de sus virtudes y estaréis transformando vuestros sentimientos hacia ella.

A veces juzgáis negativamente a las personas sin apenas conocerlas por el simple hecho de que son serias o poco parecidas a vosotros. ¿Os habéis puesto a pensar lo diferente que ha podido ser su vida o los problemas que pueda tener en ese momento?

Si tienes problemas que impiden el normal desarrollo de tu personalidad y no puedes entender el sentido de la vida, recuerda lo siguiente. Tú eres un Espíritu que tiene unas herramientas para aprovechar al máximo las oportunidades de la vida, estas son: Un cuerpo físico como vehículo; una Vida que debes cuidar y que es donde guardas tus experiencias diarias para sacar provecho de ellas después de la muerte; un Cuerpo de Deseos, Sentimientos y Emociones que debes mantener lo más espiritualizado posible para que no te domine; una Mente con la que razonar y con la cual debes dominar tus malos sentimientos, pasiones y deseos; y una Voluntad que debes utilizar para controlar la mente y hacer el mejor uso de ella para tu desarrollo espiritual.

Cuando veas o escuches algo que puede ser causa de malos sentimientos y pensamientos, o te venga un pensamiento que te puede hacer caer en algo que no deseas, debes: Cerrar tus oídos y tus ojos y cambiar el pensamiento por otro contrario y positivo. Con esta práctica conseguirás OLVIDAR, y por lo tanto, no practicar lo que no deseas; olvidando y no practicando se morirá de inanición.

Si alguien, a menudo, te trata y te habla mal, no está bien que le respondas de la misma manera. Si lo haces, serás como él y no podrás decir nada porque te reprochará y te echará en cara tu actuación. Sin embargo, si actúas humilde y comprensivamente, le estas dando motivos para que se dé cuenta de su error y para que su conciencia le hable y haga que se arrepienta.

Es muy cómodo huir de las personas que no os gustan o llevar a la práctica la ley de “ojo por ojo y diente por diente”. Amáis a quienes os aman y ayudáis a quienes os ayudan, pero, ¿qué conseguís con eso? Cristo dio Su vida para salvar a todos, y Dios hace que llueva para buenos y para malos, por consiguiente y puesto que sois aprendices, si podéis ayudar a alguien, hacedlo sin distinciones y de corazón.

Si ayudáis a la humanidad de alguna forma, si regaláis algo a alguien, o si dais una limosna a un necesitado, no lo prediquéis en todas partes, pues sólo Dios debe saberlo.

No os preocupéis más de lo necesario por conseguir cosas materiales y por ahorrar dinero. Pensad que en el momento de la muerte nada de eso os ayudará a estar mejor en el otro mundo, ni nada os podréis llevar, sólo os servirán los buenos sentimientos y la quintaesencia de vuestras buenas obras.

Si dentro de tus amistades o familia, hay una persona que crea desarmonía y enfrentamientos entre algunos miembros, cuando te cuente o le escuches algo negativo que pueda perjudicar, no se lo cuentes a los demás, porque estarás aumentando la desarmonía en el grupo.

“No juzguéis para que no seáis juzgados” es complementario de “La causa que yo hago tendrá su efecto sobre mí.” Por tanto, no os fijéis en lo que hacen los demás y no deis importancia a lo negativo de las personas y al mal que os rodea. Todo está evolucionando hacia el bien y en su momento será perfecto.

Donde tiene el hombre su pensamiento tiene su corazón, y donde tiene su corazón tiene sus aspiraciones espirituales. Estudia tus pensamientos y cambia tu manera de pensar para que puedas conseguir tus aspiraciones.

No pidáis bienes materiales ni placeres, pues eso os vendrá cuando hayáis hecho motivos para ello. Pedid sabiduría y discernimiento para distinguir el mal del bien y los falsos maestros de los verdaderos, entonces descubrirás los verdaderos dones de Dios.

El infierno no existe, sino que el hombre lo crea cuando se deja llevar por la maldad y la ignorancia de la Verdad. Con cada maldad que hace el hombre enciende un poco su infierno y desciende a él. Para salir debe sentir en sus propias carnes y en su conciencia el mal que ha hecho a los demás, entonces empezará a construir su cielo.

Un momento!! Todavía no salgas!!!    Estamos convencidos de que el contenido relacionado que te mostramos a continuación también te va a interesar. Es que esta pensado para completar la información que acabas de leer. Por eso, te recomendamos que lo visites y que disfrutes mucho de su lectura.

1 Comentario

Comments are closed.